El ingenio de una policía para atrapar al piloto del parapente

El piloto que transportaba en un vuelo de parapente a una joven médica tucumana que murió por una supuesta falla en la seguridad del dispositivo fue detenido luego de que una policía simulara ser una alumna con intenciones de volar.

La mujer realizó una tarea de inteligencia bastante particular que le permitió dar con el paradero de Ariel Salazar, quien fue apresado por personal de la División Homicidios cuando ingresaba a la casa de su madre en la capital de Tucumán, a tres meses del accidente que le costó la vida a Natalia Vargas, de 22 años, en Loma Bola.

Salazar está acusado de homicidio culposo y de ocultar las imágenes del hecho que filmó la chica con una cámara deportiva, y de no haber informado su verdadero domicilio.

El acusado había dicho que vivía junto a su madre, pero cuando los investigadores allanaron el domicilio dónde sólo había solo dos camas donde dormían la señora y un hermano de Salazar. En realidad, el hombre vivía junto a su novia en una dirección nunca antes informada.

De acuerdo a información difundida por la Justicia local, la cámara todavía no apareció y hay por lo menos tres parapentistas que en sus testimonios señalan que vieron el video y que Salazar se quedó con el aparato.

El presidente de la Federación Argentina de Vuelo Libre, Pablo Jaraba, declaró ante la Justicia que Salazar “no estaba habilitado para hacer la práctica biplaza ni era instructor” y que “no es un piloto profesional; ni siquiera cumplió con lo básico del curso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *