El HCD analizará un proyecto de enérgico repudio a los DNU del PEN

El Presidente del Concejo Deliberante, CPN Juan Manuel Beltramino, presentó este jueves un proyecto de declaración, que será debatido el próximo martes, en sesión ordinaria, por el cual “el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Santiago del Estero, manifiesta su enérgico repudio a los Decretos de Necesidad y Urgencia dictados por el Poder Ejecutivo Nacional, mediante los cuales se elimina el Fondo Federal Solidario que quita, en forma inconsulta, los fondos a las Provincias y Municipios e impacta negativamente en las economías provinciales”. Asimismo, “solicitará a los representantes legislativos de la provincia de Santiago del Estero, en el Congreso Nacional, a que procuren la sanción de una norma que deroguen los Decretos mencionados precedentemente”.

Por medio de tres decretos que fueron firmados ayer, el Ministerio de Hacienda informó una profundización del ajuste con el cual espera generar un ahorro de más de $ 65.000 millones entre lo que resta de este año y en 2019. Las tres medidas que se tomaron incluyen una suspensión de la baja de retenciones para aceites y harinas de soja, eliminación del Fondo Federal Solidario, y reducción de los pagos en concepto de reintegros a la exportación.

En los considerandos de la iniciativa, Beltramino indica que “por los aludidos decretos, el Gobierno Nacional elimina el Fondo Nacional Solidario – entre otros ajustes-, medida que implicará automáticamente una importante reducción de fondos que le corresponde a la provincia por coparticipación sobre ese fondo y consecuentemente también afectará en forma considerable a los Municipios”.

Afirma que “ello significa un aumento mayor a la recesión en que se encuentra la economía de nuestro país, eliminará el financiamiento de obras públicas que se encuentran en ejecución en nuestra provincia y el municipio y como triste consecuencia, no permitirá a nuestros ciudadanos a acceder a puestos de trabajo”.

Subraya que “dicha medida tomada, a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia, es totalmente improcedente ya que el Congreso de la Nación está en funcionamiento y en plenitud de sus facultades”.

Por ello, considera que “urge requerir la intervención de nuestros representantes en las Cámaras de Diputados de la Nación y de los Senadores Nacionales, para que procedan de inmediato, al dictado de la anulación de dichos Decretos y que las medidas sean analizadas como corresponde por los representantes del Poder Legislativo en forma racional y no simplemente por decisión del asesoramiento del Fondo Monetario Internacional”.

Beltramino

En contacto con la prensa Beltramino señaló que “hay una provincia y un municipio con sus finanzas en equilibrio y con superávit. Ahora, el PEN en una medida inconsulta, con el objeto de satisfacer la demanda del FMI, quiere afectar el presupuesto de una provincia que, por muchos años, ha privilegiado su crecimiento y desarrollo, de acuerdo a un prolijo ordenamiento económico-financiero, cumpliendo sus obligaciones, sin endeudarse”.

Por otra parte, indicó que “se habla o se justifica los DNU porque la oposición no quiere conversar, cuando en realidad no se quiere consensuar y, desde el poder central se propicia un diálogo de sordos, donde ellos quieren tener la aceptación de todo, la razón absoluta”.

Agregó que “es cierto que el déficit es muy grande, pero eso no se puede revertir de la noche a la mañana, y el gobierno nacional con miras a las próximas elecciones, trata de generar políticas económicas que van a llevar por delante a todos los argentinos. Hacen un ajuste en donde nos van a ahorcar a todos”.

Relató que “esto viene pasando en el mundo desde hace años, Jhon M. Keynes en el año 1929, le dijo al Presidente, J. D. Roosvelt, le dijo: No hay solución desde el mercado. El mercado trabaja para el mercado. Al mercado le importa, caiga quien caiga, solo mantener a raya el gasto público”.

Origen de los DNU

Por medio de tres decretos que fueron firmados ayer, el Ministerio de Hacienda informó una profundización del ajuste con el cual espera generar un ahorro de más de $ 65.000 entre lo que resta de este año y en 2019. Las tres medidas que se tomaron incluyen una suspensión de la baja de retenciones para aceites y harinas de soja, eliminación del Fondo Federal Solidario, y reducción de los pagos en concepto de reintegros a la exportación.

La decisión del gobierno apunta a profundizar la estrategia de reducción de déficit fiscal en un momento de inestabilidad económica y financiera, con el dólar en una suba imparable, venta masiva de los bonos argentinos y el riesgo país en su máxima desde que Mauricio Macri es presidente.

Estas medidas se suman a las que anunció ayer el Banco Central que apuntan a reducir los megavencimientos de Lebac, y mientras el dólar superó sus máximos históricos para operar por encima de los $ 30, aunque hoy abrió con una fuerte baja.

Con estas medidas Macri y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, buscan darle a la misión del FMI, que se encuentra en el país auditando las cuentas nacionales, una prueba de fe de su convicción de profundizar la reducción del déficit fiscal mediante el ajuste del gasto.

Las medidas

Por un decreto de necesidad y urgencia, se elimina el Fondo Federal Solidario, a través del cual se transfería a provincias y municipios el 30% de la recaudación de los derechos de exportación a la soja. Este Fondo fue creado en 2009, cuando las provincias recibían la cuarta parte de la recaudación de impuestos nacionales, indicó el Ministerio. Y resaltó que, ahora, las provincias “han pasado a recibir un tercio de los recursos nacionales y continuarán aumentando su participación en los próximos años, lo cual torna innecesaria la continuidad de este mecanismo de compensación. La reducción de los reintegros a la exportación, que se deduce de recaudación coparticipable, compensa parcialmente la pérdida de ingresos”, señaló el anuncio.

Entre las medidas anunciadas, una de ellas suspendió por 6 meses la baja de las retenciones para aceites y harinas de soja. Además, se elimina el Fondo a través del cual se transfería a provincias y municipios el 30% de la recaudación de los derechos de exportación a la soja, y se reduce en un 66% el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo con un esquema diferenciado por producto.

Con relación a los derechos de exportación a la soja, se mantiene la baja prevista en la alícuota de los granos, pero se suspende por 6 meses la baja establecida para aceites y harinas.

Según la información oficial, las alícuotas a la soja se vienen reduciendo de forma sostenida, desde el 35% en 2015 para el poroto de soja al 26% actual, previendo su convergencia al 18% en diciembre de 2019.

En cuanto al aceite y las harinas, la alícuota se redujo desde el 32% en 2015 al 23% actual y también convergerá al 18% en diciembre de 2019. Los ingresos adicionales para la Nación por esta medida son de $ 1.500 millones en 2018 y $ 12.000 millones en 2019, estimó Hacienda.

Además, el Ministerio dispuso reducir un 66% el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo con un esquema diferenciado por producto.

En ese sentido, Hacienda resaltó que los reintegros a la exportación “justifican su existencia en la vigencia de impuestos indirectos que se acumulan durante el proceso de producción y que no tienen una devolución al exportarse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *