Se realizó la festividad de Yemanjá a la vera del Río Dulce

Poco después de las 21,00, en la margen derecha del Río Dulce, a la altura del Puente Nuevo, organizado por el templo “Ilé de Bará Lodé”, que dirige el Pae Rudy Nazar, se celebró con algarabía la Data del Orixá Yemanjá para la Umbanda o en su sincretismo Católico, el día de Stella Maris, la virgen del Mar.

La convocatoria, que contó con la presencia de más de dos centenares de  fieles, amigos y turistas, cerró con el lanzamiento a las aguas del Río Dulce, de la barca de ofrendas a la deidad, con apoyo del cuerpo policial Grupo Especial de Rescate. La celebración, tuvo lugar en todo el país y el mundo, el 2 del actual pero, las inclemencias climáticas lo impidieron en las últimas horas del viernes último.

Como todos los años, con vestimentas blancas, los devotos de la religión umbanda local – con templo en el Barrio Jorge Newbery-, encabezados por el Pae, Rudy Nazar, cumplieron con el tradicional culto de rendir honores a Stella Maris, con el armando una barca celeste con su imagen, que es colmada de ofrendas, con comidas, bebidas, joyas, frutas, miel, velas celestes y blancas, flores blancas, pochoclo y pedidos (escritos) a la divinidad.

El lanzamiento de la barca, a las aguas del Río Dulce, fue coronado con el lanzamiento de fuegos de artificio, con un marco de ritmo musical afro-brasileño, y plegarias a Stella Maris.

Historia

Cada 2 de febrero se celebra en varios países de Sudamérica el día de Yemanjá, la diosa del mar y del amor. Esta mitológica deidad-sirena es la madre de todas la divinidades de la nación de los yorubas y de los Egbá. Estas deidades, llamadas orixas , representan a cada una de las fuerzas de la naturaleza y Iemanjá es la que representa al mar.
              Su creencia se desarrolla actualmente en Brasil, dentro del contexto general de los cultos afrobrasileños. En su forma original fue venerada desde tiempos remotos por millones de africanos. Posteriormente, en América, personas de todas las razas se adhirieron a dicha leyenda proveniente de Nigeria, que llegó al país junto con los esclavos.
               Se dice que gobierna sobre cada criatura acuática y que trae las lluvias para nutrir la tierra. Cómo el océano es análogo a las aguas que nutren la vida en el vientre de la mujer, Iemanjá también posee, de esta forma, gran influencia sobre la fertilidad. Como claro arquetipo femenino representa la Luna, los océanos y el amor, es decir, los eternos ciclos de la vida…
                Yemanjá, orixá máxima del panteón africano, es la dadora de abundancia y protectora de las familias en general y de los pescadores en particular, y a ella le han dedicado su obra Jorge Amado (literatura), Caribé (artes plásticas) y Vinicius de Moraes, Pierre Verger (fotografía), Caetano Veloso, Gal Costa y Sergio Mendes (música) entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *